Posted by: edain | August 24, 2007

Teresa de Calcuta y Edain: una fe diferente

Señor, mi Dios, ¿quién soy para que me olvides? La hija de tu amor — y ahora llega a ser la más odiada — a la que — Tu has botado como innecesaria — despreciada. Llamé, me aferré, quise — y no hay ni Uno que conteste — ni Uno a quién me pueda aferrar — no, Ni Uno. — Solo … Dónde está mi Fe — aún ahí abajo en lo profundono hay nada, solo un vacío y oscuridad — Mi Dios — cuán doloroso es este dolor desconocido — No tengo Fe — No me atrevo a completar las palabras ni los pensamientos que se amontonan en mi corazón — y me hacen sufrir una agonía inmensa.

Siempre he tenido un considerable respeto por Madre Teresa y su labor, sus convicciones y determinación, sus buenas obras. Me entero ahora leyendo un artículo en el Times acerca de su crisis de fe, y además de sentirme algo identificado con su relación con Dios me gustaría escribir un poco del contraste entre lo que creía y lo que hacía (después de todo esa es la escencia de este blog) sin embargo no lo considero como “doble moral” aunque esto significa decir una cosa y hacer otra, en este caso hablamos de creer menos pero hacer más de lo que creemos a diferencia del típico doble-moralista que cree y dice mucho y hace lo contrario o menos de lo que debería hacer.Mother Teresa

Jesús tiene un amor muy especial para ti. Pero para mi, el silencio y el vacío es tan grande que miro y no veo, escucho y no oigo — la lengua se mueve [al orar] pero no habla …. — Madre Teresa al Rev. Michael Van Der Peet, Septiembre 1979

Las citas son parte de más de 40 cartas de confesión que hizo a sus superiores y confesores por más de 66 años las cuales están por ser publicadas en un nuevo libro: Mother Teresa: Come Be My Light (Doubleday), las cartas fueron recopiladas en el proceso de colectar evidencia para su beatificación y futura canonización, comunicados preservados en contra de sus deseos de que fueran destruidos, sin embargo, la petición fué negada por su iglesia.

Tantas preguntas sin contestar viven en mí temerosa de descubrirlas — por motivo de la blasfemia — Si hay un Dios — por favor perdóneme — Cuando trato de elevar mis pensamientos a los cielos — hay un vacío tan convincente que los mismos pensamientos regresan como cuchillos afilados hiriendo mi misma alma. — Se me ha dicho que Dios me ama — aún así la realidad de la oscuridad y la frialdad y el vacío es tan grande que nada toca mi alma. ¿Acaso cometí un error al rendirme ciegamente al Llamado del Sagrado Corazón?

Los estudiosos, no creyentes y ateos de seguro tienen sus opiniones acerca del estado de Gonxha Agnes durante todo este tiempo de servicio a oscuras, pero a pesar de todo no me atrevo sino a levantar la cabeza y recordar episodios de mi misma vida y callar. Nada sino aún más respeto y admiración ha incrementado en mí tales declaraciones.

Ella vivió por más de medio siglo en una crisis espiritual, ella escribió: “Solo tengo el gozo de no tener nada — ni siquiera la realidad de la Presencia de Dios [en la Eucaristía].”

Al igual que Teresa de Calcuta, muchas veces me sentí hipócrita al usar una sonrisa como una máscara para ocultar la oscuridad que invadía mi alma, el vacío y silencio al estar en el Salón Celestial del Templo buscando respuestas y encontrando solo un sentimiendo de indignidad.

Recuerdo haber ido con mi obispo para conversar acerca de mi falta de fe… siempre me había destacado en mi barrio y estaca desde mi temprana juventud por mi fidelidad a la iglesia, dominio de escrituras, asiduo estudioso de las doctrinas de la iglesia, fuerte testimonio y oratoria, por lo cual la expresión en su rostro no fueron de mucha ayuda, sin embargo la comprensión que me brindó y su amor me hicieron sentir muy confortable, meses después sabiendo aún de cómo me sentía acerca de algunos temas me llamó a su despacho y a pesar de contar con consejeros se dirigió a mi en busca de guía sobre algunos asuntos que pasaban en el barrio y no sabía exactamente como proceder, inmediatamente le ayudé a recordar lo que el Manual de Instruciones decía, además de algunas experiencias y discursos apoyados con DyC. Luego me dió las gracias por ayudarle a clarificar su mente, y yo aún seguía en la misma situación, solo me sentía más humilde al saber de que aún podía ayudar.

Para Madre Teresa las respuestas a sus intrigas ya deben haber sido aclaradas, yo aún sigo aquí esperando encontrar aquellas respuestas.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: